París

“¿Por qué no aquí? ¿Por qué no ahora? ¿Acaso hay mejor lugar para soñar que París?”   Ratatouille.

img_3699

Son muchas las frases célebres, películas, libros e historias que encontramos ambientados en París, pero es que esta ciudad supera todas las expectativas.

Es fácil sentirse atraído por ella, y mucho más quedarse totalmente enamorado, bien por el ambiente romántico que envuelve todas y cada una de sus calles o bien por su arquitectura, arte y moda.

En esta ocasión fue un viaje de 4 días y nos alojamos en el hotel Best Western Ronceray Opera, muy recomendable sobre todo por su localización. Además, está rodeado de restaurantes y justo al lado de la parada de metro de Grands Boulevards, lo que hace que sea muy cómodo moverse por la ciudad.

El primer día visitamos, como no, la Torre Eiffel. Impresionante desde todos sus ángulos, pero sin duda, me quedo con la vista desde Trocadero. ¡El lugar perfecto para conseguir fotos de la Torre Eiffel al completo!

Sin embargo, recomiendo totalmente llegar hasta allí andando, ya que te permite ir descubriendo la torre poco a poco. Nosotros empezamos el recorrido desde el hotel, y si cruzáis el Sena por el Pont Alexandre III, tendréis unas vistas impresionantes.

Continuamos hacia el Arc de TriompheChamps-Élysées, y aprovechamos para comprar macarons y helados en LaDurée. ¿Los habéis probado? Son toda una delicia.

A continuación, cogimos el metro hacia el barrio de Montmartre. Barrio bohemio donde los haya (¿recordáis la película de Moulin Rouge?. Abarrotado de gente y con música por todas partes. El mejor plan, disfrutar de las espectaculares vistas desde las escalinatas del Sacré Coeur.

Y para terminar el día, cenamos en un restaurante muy especial al lado del Scré Coeur, Con todas las paredes completamente cubiertas por cartas, dibujos y dedicatorias que han ido dejando los clientes a lo largo de los años.

El segundo día visitamos el Palais-Royal, escenario de miles de fotografías y películas, con sus típicas columnas en blanco y negro, y el maravilloso Louvre.

Luego nos acercamos andando hasta la catedral de Notre Dame y aprovechamos para comer en el Barrio Latino. Y dedicamos la tarde a visitar alguna de las tiendas ubicadas en las fachadas del Palais-Royal como Stella McCartney. Y antes de llegar al Pompidou, zona donde aprovechamos para cenar, nos acercamos hasta Colette, en la Rue de Saint-Honoré. Una espectacular store repleta de artículos de moda, accesorios, etc. tanto de nuevos diseñadores como de los diseñadores más conocidos.

El tercer día, estuvimos en la feria de moda en la Porte de Versailles, descubriendo todas las tendencias que están por venir!

Y el último día, nos dedicamos a recorrer las calles del barrio de Le Marais, muy recomendable si queréis encontrar las mejores tiendas de moda, y volvimos a el Palais-Royal a hacer algunas fotos más.

¡Sin duda, uno de los TOP del viaje, el crepe clásico de huevo, jamón y queso!

¡Hasta el próximo viaje!

XXX

My Little Pea